domingo, 15 de julio de 2007

¿Quién sabe de ti, Perla Estrada?





Perla Estrada como sus personajes,
sabe que la imaginación, es la verdadera realidad,
andar con los pies en la cabeza es presionar a la otra parte del mundo,
donde viven los que no flotan, los que no piensan, los que no imaginan.

Vicente Gómez Montero

Por Marisa G. Ruiz Trejo*

La pintura de Perla Estrada recuerda los días que olvidamos. Con los ojos podemos oír a Perla hablar de mujeres que cazan sueños, ilusiones de mariposas. Su voz tiene un leve sabor a mar y cuando pronuncia una palabra, pinta alas que protegen al mundo, máscaras y arlequines, en donde uno se encuentra inmediatamente.

Perla conjuga sus trazos con la poesía de Sor Juana, de Becerra, de Pellicer. Nada le impide pintar una Menina, sueños que no se duermen, almas que están pérdidas, encontradas, que se buscan en laberintos de agua.

Raúl Correa, escritor y crítico de Arte de la UNAM nos describe globalmente el trabajo de la pintora tabasqueña: “Perla Estrada nos coloca ante una visión íntima, una perspectiva interior que mezcla lo doméstico (la casa, el jardín, la cocina) con lo onírico y lo sobrenatural. En éstos cuadros el surrealismo, el expresionismo y la poesía consiguen elevar la condición terrenal de las mujeres, pero sin colocarlas más allá de las estrellas. Es una perspectiva semi-mundana y semi-angélica que reivindica la capacidad del individuo (sea hombre o mujer) para trascender su estar en el mundo mediante el sueño y la creación”.

La artista plástica nos demuestra su pasión de ser mujer, de existir en el intento de reconstruir el tiempo, de andar entre susurros y ecos. En acuarela, óleo o montaje, Perla Estrada nos brinda su reflejo, espejo de la realidad que navega hacia un puerto del centro, lejos del Golfo que la vio crecer.

Sobre su vida

Perla Estrada nace en Cárdenas, Tabasco, lugar, que antes de Tomás Garrido Canaval, fuera San Antonio de los Naranjos. En esta ciudad del trópico, vive durante toda su infancia. Cárdenas, marcaría a esta mujer universal, que más tarde, se convertiría en un talento de la pintura mexicana.

En 1986, concluye Artes Plásticas en el Estudio José Gorostiza. Más adelante hace un taller multidisciplinario de artes plásticas con Luyando en México, D.F. En 1992, toma un curso de grabado con Pedro de la Rosa, un Curso de técnicas de impresión y dibujo contextualizadas en la experimentación contemporánea, con la maestra Lucía Blanco, en el Instituto Superior de Arte de Cuba.

En 1993, con Óscar Urrutia Hurtado, pintor y filósofo, cursa el diplomado Apreciación del Arte, en la Capilla Gótica del Instituto Cultural Helénico. En 1991, gana el Premio Sureste de Artes Plásticas.

Perla Estrada ha realizado exposiciones individuales en la Galería de Arte de Tabasco, y en la Casa de la Cultura Carlos Pellicer, en Cárdenas, por sólo citar algunas. Sus pinturas se han expuesto en otras galerías del extranjero, como la de Arte Carmelo González en la Casa de la Cultura de la Plaza de la Revolución, en La Habana, Cuba. Ha ilustrado decenas de obras literarias. Escritores y críticos de arte han escrito numerosos ensayos sobre su trabajo.



*Marisa G. Ruiz Trejo es una muchacha distinta a la crueldad maléfica de las verduras enlatadas.

2 comentarios:

Raúl dijo...

Hola soy Raúl Vázquez Espinosa (antes rául burgos), me gustó este blog, sin mala onda de mi parte, está mejor que la revista impresa.

Nos vemos

te dejo mi dirreciión de blog

http://elserdelanada.blogspot.com/

Raúl dijo...

dirección